«Es mi amiga; le advertí de los riesgos y aceptó». Habla el médico que operó a Sara


«Es una amiga, nos conocemos desde hace años y tenemos multitud de amigos en común, ella conoce mi trayectoria profesional y me pidió que fuera yo quien la operara por esa amistad, confiaba en mí como persona y profesional. Quiero dejar claro que a ningún médico le gusta que en una cirugía haya complicaciones, pero menos cuando la paciente es amiga, y ella lo es. Sólo quiero que se recupere: mi único pensamiento ahora mismo es Sara», asegura este facultativo al El Español.

Este es un resumen de la entrevista realizada por el periodista Jorge García Badia al facultativo que envió a Sara a la UCI del Hospital Santa Lucia de Cartagena.

«Desde muy pequeño me gustó la Medicina, por ello me he esforzado toda mi vida en estudiar y formarme en diferentes áreas, para poder ofrecer un mejor servicio a los pacientes: siempre ha sido mi pasión ser médico», apostilla en esta entrevista concedida al periodista Jorge García Badia pero poniendo una condición: no desvelar sus datos personales ni los nombres de las clínicas donde trabaja porque el caso de Sara se ha judicializado.

«Desarrollo mi actividad en multitud de clínicas como colaborador externo en áreas de cirugía cardiovascular, medicina estética y cirugía estética. Prefiero no dar nombres de esos centros en una entrevista por respeto a las mismas, pero todas son de prestigio», explica este facultativo, cuya carrera empezó en 2013, como médico general y de urgencias del Hospital Morales Messeguer de Murcia. Posteriormente fue cirujano cardiovascular en los hospitales Virgen de la Arrixaca, Vinalopó de Elche y General de Torrevieja, antes de fichar por el sector privado.

¿A lo largo de su trayectoria alguno de los pacientes a los que ha intervenido ha acabado al borde de la muerte como Sara?
He participado en múltiples trasplantes de corazón y cirugías de riesgo vital, tanto en la Región de Murcia, como en otras comunidades autónomas. También he ido a extraer corazones por todas partes de España, donde afortunadamente junto al equipo que me acompañaba hemos podido salvar la vida a múltiples pacientes.
El primer percance serio en el expediente médico de este cirujano chileno lo ha sufrido su amiga Sara: una agente inmobiliaria de Alcantarilla, de 39 años, que contrató una lipoescultura en una clínica privada de Murcia, que se publicita como un referente de prestigio internacional en alta cirugía plástica, medicina estética, tratamientos antienvejecimiento y servicios VIP, a cargo de un equipo de especialistas.
La lipoescultura a la que se sometió esta madre de dos hijos, consistente en la extracción de grasa del abdomen mediante una cánula, la envío a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Santa Lucía de Cartagena.
Nora, la hermana de la paciente, ha confirmado que la familia ejercerá acciones legales porque Sara está ingresada con pronóstico grave por sufrir «una carnicería»: 27 perforaciones en el intestino, el colón, los riñones, el hígado… «Está enganchada a máquinas, luchando». 

Concentración ayer en Alcantarilla

La Inspección de los Servicios Sanitarios ha abierto una investigación para esclarecer los motivos por los que Sara acabó en la UCI, el jueves 2 de diciembre, a raíz de una lipoescultura practicada por usted. ¿Está acreditado para ejercer en España intervenciones de cirugía estética?
Por supuesto. De lo contrario no me contratarían en clínicas ni podría entrar a un quirófano. Para zanjar dudas que puedan darse por mi nacionalidad, soy chileno y español por parte de padres, y quiero aclarar que estudié Medicina en la Universidad de Murcia. No tengo un título no homologado. Además, hice la especialidad como cirujano del Hospital Virgen de la Arrixaca, un puesto muy difícil para realizar la especialidad. También tengo varios másters y post doctorados en diferentes universidades nacionales e internacionales para la especialiciación en cirugía estética, consiguiendo el Board Internacional de Cirugía Estética, la máxima distinción mundial. En esa entidad, entre el profesorado está el Doctor Giorgio Fischer, inventor de la técnica de la liposucción en 1974. 
¿Cuánta experiencia suma llevando a cabo lipoesculturas, abdominoplastias, aumentos de senos…?
Como cirujano estético llevo varios años y he practicado múltiples y variadas intervenciones. Enumerar cuantas me sería imposible. He realizado intervenciones en diferentes países, incluyendo España, por supuesto. 
Usted afirma que es amigo de Sara. ¿Ella le contrató a usted directamente la lipoesculura o lo hizo a través de la clínica?
La paciente contactó y contrató [la lipoescultura] con una clínica de Murcia de gran trayectoria. Al igual que en una pregunta anterior, no voy a decirle el nombre de la misma. Sara sabía dónde trabajaba yo, contrató la intervención y la clínica me asignó dicha operación.
A la vista de las fotos facilitadas por la familia sobre Sara y su espectacular físico: ¿Considera que era necesario que se sometiese a una lipoescultura y que usted, como médico, cumplió con el código ético y juramento hipocrático al no desaconsejárselo?
Este procedimiento está indicado para quienes quieren mejorar su aspecto físico, no en términos de adelgazamiento, sino para moldear su figura o para corregir las imperfecciones que por otros métodos no pueden conseguir. El procedimiento que se iba a realizar debe quedar dentro del secreto profesional, como las conversaciones que se tuvieron. En ningún momento he faltado a mi labor como profesional, y quien afirme lo contrario estará faltando a mi honor y pondré el asunto en manos de profesionales que gestionen las afirmaciones que se están realizando sobre mi persona en diferentes medios y redes sociales. Creo que ahora es el momento de apoyar a Sara y luchar para que salga adelante: sólo deseo eso. Veo bien las muestras de apoyo a ella, pero no mezclar eso con un ataque a mi persona o mis bienes.

¿En algún momento, usted o personal de la clínica le indicaron a Sara que no se sometiera a la lipoescultura porque no presentaba aspectos inestéticos y la intervención no reunía criterios de eficacia?
La paciente quería cambiar su aspecto físico, voluntariamente. Las conversaciones privadas con la paciente no las puedo revelar, pero se habló todo lo relacionado con la intervención.
¿Qué pasó durante la lipoescutura en la Clínica Virgen de la Caridad para que Sara acabase en la UCI?
En toda intervención quirúrgica existen riesgos de todo tipo: anestésicos, quirúrgicos y post operatorios. Los riesgos en cada persona pueden ser mayores o menores, dependiendo de sus características basales y antecedentes quirúrgicos. La intervención fue guiada en todo momento por el anestesista, que ante cualquier inestabilidad, o sospecha, puede poner fin a la misma. La operación de Sara finalizó con el resultado estético esperado, comenzando a presentar cierta inestabilidad en el post operatorio inmediato. Me percaté de que recibiendo cuidados por el personal de la clínica, no mejoraba, motivo por el que decidí seguir junto a la paciente, pendiente de si el equipo lograba estabilizarla. Viendo que esto no ocurría, decidí, junto al anestesista, trasladarla a un hospital con servicios de cuidados intensivos donde recibiera toda la atención necesaria.
Siendo mi paciente, y además, mi amiga, me desplacé allí [al Hospital Santa Lucía]. Le expliqué a los médicos de la UCI todos los extremos de la operación para ayudar en la recuperación. Acompañé y hablé con Sara cogiéndola de la mano. Lo único que quiero es que se recupere. No voy a revelar extremos médicos de Sara y me sorprende que otras personas lo estén haciendo. Creo que deberían respetar su intimidad y esperar a que mejore para que ella pueda decidir qué contar y qué no contar.
¿Hubo errores durante la lipoescultura por parte del personal que le asistía a usted y que pertenecía a la Clínica Virgen de la Caridad de Cartagena?
Yo sólo puedo y debo hablar, aquí, de mí. Todos son grandes profesionales.
El entorno de Sara ha denunciado que usted metió en el quirófano a su novia, camarera de una conocida discoteca de Murcia, que se estuvo haciendo fotos y las subió a redes sociales. ¿Por qué entró su pareja al quirófano?
Se está hablando mucho y con muy malas intenciones. Aparte del personal de la Clínica Virgen de la Caridad, estaba presente mi ayudante personal, en calidad de observadora, al margen del quirófano. La persona a la que se refiere [su novia] es sanitaria y auxiliar de enfermería, estando esto dentro de su formación para el posterior manejo post operatorio de este tipo de procedimientos en los pacientes.
¿Es cierto que se equivocaron en el grupo sanguíneo de Sara cuando le hicieron transfusiones para estabilizarla?
Lo desconozco. Y repito: debemos ser respetuosos con Sara y sus datos médicos.
¿Cuál era el pronóstico de Sara cuando salió de la Clínica Virgen de la Caridad rumbo al Hospital Santa Lucía?
Era imposible de saber, por eso se decidió trasladarla inmediatamente cuando, junto con el anestesista y el equipo de la sala de recuperación, consideramos que necesitaba cuidados más avanzados de los que podía ofrecer esa clínica. Yo participé activamente en esa decisión.
¿Usted habló con Sara una vez hospitalizada en el Santa Lucía?
Sí. Estuve con ella y, una vez consciente, le expliqué que podía haberse producido una de las complicaciones de las que previamente le había advertido que podían suceder en este tipo de intervenciones. Ella lo comprendió y le expliqué que lo más importante en ese momento era estar tranquila porque estaba en la UCI. Me dijo que lo entendía cogiéndola de la mano. Repito que es paciente, pero también es mi amiga.

La clínica que promueve en Alcantarilla amaneció el viernes con un a pintada que decía: «Carnicero». ¿Ha recibido amenazas?

Si, por las redes sociales y contra la clínica. Por parte de los familiares, amigos y demás han iniciado una campaña de desprestigio en internet, además de haber informado a todos los medios de comunicación. Se está haciendo un juicio mediático en mi contra, vulnerando mi presunción de inocencia, mis derechos, mi imagen y mi honor, organizando campañas por redes sociales, e incluso protestas, llegando a dañar las dependencias de mi clínica, que nada tiene que ver con la intervención. Todos estos hechos han sido denunciados y seguiré denunciando.Toda intervención tiene riesgos y se pueden dar compliaciones, sobre todo cuando esas complicaciones estaban advertidas dentro de las posibles y aceptadas por la paciente. Por supuesto, nadie las desea. Lo que se está orquestando va en contra de todos mis derechos, por eso he aceptado hablar con usted.

La entrevista completa en el Periódico El Español en el siguiente enlace:

https://www.elespanol.com/reportajes/20211213/cirujano-joven-uci-lipoescultura-adverti-riesgos-acepto/634186777_0.html

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s