Plaza de Abastos de San Pedro

Alcantarilla fue de los primeros pueblos de la región de Murcia en disponer de una plaza de abastos en su municipio. Fué en el año 1924 cuando comienzan las primeras gestiones para la construcción de la primera plaza de abastos de Alcantarilla, que fué inaugurada en el año 1926. El arquitecto que realizó el proyecto fue José Antonio Rodriguez, que contó con un presupuesto de 46.231 pesetas.
La Plaza es un edificio con dos fachadas (principal y posterior), una nave cubierta de teja sobre armadura de hierro y tejado a dos aguas. El interior del inmueble está dispuesto a partir de una calle central y una secuencia de casetas en los laterales.

La reseña de la inauguración se publicó entonces en el Periódico La Verdad de Murcia, el día 4 de Mayo de 1926.

“El sábado a las seis de la tarde ha tenido lugar en esta Villa la inauguración de la magnífica Plaza de Abastos construida por el Municipio. A la hora indicada el amplio edificio se hallaba totalmente lleno de público y las casetas dispuestas para la venta de los artículos que en ella se expenden presentando un magnífico golpe de vista y oyéndose de todos los labios frases de felicitación y alabanza para el dignísimo Alcalde de la población y para el Ayuntamiento por tan importante mejora. Poco después llegó el Ayuntamiento en pleno y el señor cura párroco Don Lorenzo Pastor y después de visitar todas las dependencias de la nueva Plaza fue bendecido el edificio por el señor cura. El señor Alcalde don Ángel Galindo declaró inaugurado el Mercado”.

plazadeabastos_1926

Alcantarilla experimentó un gran momento económico durante los años veinte gracias a su importante industria, aunque el inicio real de ese despeque se produce con la llegada del ferrocarril en 1862, ya que este hecho atrae a una naciente burguesía industrial y abre la época de grandes transformaciones urbanas en Alcantarilla.
Fué a comienzos del siglo XX cuando la mayoría de grandes ciudades impulsaron, a través de sus Ayuntamientos, la creación de estos espacios dedicados a la venta de frutas y verduras, carnes y demás productos. Estos espacios eran casetas donde los comerciantes mostraban y vendían sus productos. El propio Ayuntamiento se encargaba del mantenimiento y la limpieza de los mismos, gracias a la instalación de la red de alcantarillado, que evitaba en gran medida el consiguiente riesgo de epidemias, dada la precaria situación higiénica de la poblaciones de entonces.
En Alcantarilla ya existía la tradición de situar puestos ambulantes en el solar que actualmente ocupa la plaza, y fue a principios de siglo, con las exigencias higiénicas y las nuevas normas, cuando se empezó a barajar la necesidad de construir un edificio destinado a plaza de abastos. En este sentido, Alcantarilla fue de los pueblos pioneros en la región, junto a Murcia, Cartagena, La Unión, Caravaca de la Cruz, Águilas y Alhama, que también tienen sus mercados desde antes de la década de los treinta, fecha temprana en relación con la media regional, que se sitúa en torno al año 1964.

* Para la confección de esta publicación se han consultado distintas fuentes, principalmente la información recogida de la revista universitaria Imafronte (2004), cuyas autoras del artículo son Mónica Sánchez y María Rosa Gil Almela, archivera y responsable del Archivo Municipal de Alcantarilla.

 

Artículo patrocinado por Helados Blancanieves

 

 

Anuncios